Ctra. Plencia 9-11, Bº Billela Mungia

Seguridad laboral en la fundición

No deja de ser triste el escuchar en las noticias el fallecimiento de algún trabajador en su puesto de trabajo. Por suerte esto cada vez ocurre menos.

O no por suerte sino porque desde las administraciones públicas hasta el último trabajador, se está trabajando continuamente para reducir la siniestralidad en el trabajo.

El sector del metal históricamente ha sido uno de los más castigados por la siniestralidad laboral, y entre las empresas del sector se encuentran las fundiciones de aluminio.

Son muchos los peligros que rodean a un trabajador en su puesto de trabajo en una fundición de aluminio.

No hace muchos años que se prohibió el uso de amianto y uralita en muchos productos utilizados en la fundición de aluminio. Cubiertas de pabellones y productos aislantes fabricados con productos cancerígenos han sido sustituidos por productos que cumplen todas las normas actuales de prevención de riesgos.

Hornos que antes funcionaban con carbón, fueloil y gasoil han sido sustituidos por electricidad gas e incluso inducción. Energías mucho más limpias y con menos repercusión en el medio ambiente y en las enfermedades laborales.

Maquinaria que se ha ido sustituyendo por otras mucho más modernas que a la vez que mejoran la productividad, cumplen con todos los requisitos actuales para proteger a los operarios.

Son maquinas que reducen el esfuerzo de los operarios, haciendo su trabajo más cómodo y seguro y reduciendo a la vez el riesgo de enfermedad laboral.

Máquinas con sus extracciones de gases partículas y polvos junto con extractores de humos hacen el

ambiente particularmente cargado de una fundición, más limpio y con menos partículas en suspensión.

En una fundición de aluminio se manipulan productos químicos que pueden ser agresivos contra el ser humano o el medio ambiente. Pueden producir irritaciones,  procesos alérgicos, quemaduras, fuego y hasta explosiones, con lo que el operario puede estar en peligro constante. Estos productos han evolucionado reduciendo hasta cumplir con las normas vigentes de riesgos y medio ambiente y que vienen con la Carta de Riesgos  para poderlos manipularlos  con seguridad.

En el ámbito de la seguridad laboral contamos con las EPIS, (Equipos de protección individual).Importantes para proteger al operario de los diferentes ataques que puede sufrir en su puesto de trabajo.

Cortes, quemaduras, intoxicaciones, proyecciones, aplastamientos, ruidos, etc, se pueden minimizar con el buen uso de las EPIS.

Para reducir los riesgos hay que mantener las instalaciones y maquinaria, en buen estado. Para eso es importante tener un buen sistema de mantenimiento preventivo que nos ayude a adelantarnos a posibles averías y accidentes por mal funcionamiento de las instalaciones.

La colaboración con los estamentos públicos y privados es importantísima para controlar y reducir los riesgos laborales.

Plan de riesgos laborales, plan de evacuación, cursos de formación, reconocimientos médicos, Son imprescindibles para el éxito en la lucha contra la siniestralidad.

Pero la pieza más importante es el trabajador. Trabajar en la formación y concienciación del operario para trabajar de manera eficiente y segura es básico para conseguir el éxito.

Cofundi en sus 15 años de existencia ha hecho grandes esfuerzos,  (Mejorando instalaciones, utilizando los productos necesarios para la fabricación que tengan las máximas garantías, Formando y concenciando a todos sus trabajadores  para mejorar en materia de seguridad y trabajando en colaboración  con las administraciones) y logros en el ámbito de la seguridad laboral consiguiendo una siniestralidad muy por debajo del sector.

Iván Cerro