Ctra. Plencia 9-11, Bº Billela Mungia

Logística de la machería

El transporte de los machos es un tema complicado al que desde COFUNDI se trata de prestar la máxima atención. Ya que no solo es importante el hecho de que se disparen correctamente y tengan el aspecto y estructura requerido sino que además es  fundamental el transporte y colocación en el embalaje. A continuación vamos a desglosar los diversos aspectos que pueden influir en que se reciban correctamente los machos.

Embalaje

En COFUNDI se le da la máxima importancia a este tema, usando en la mayoría de las veces sistemas pensados específicamente para la correcta protección de ellos.  Se usan espumas adaptadas a las cajas y palets como base para la colocación de ellos y separadores de cartón para la separación entre pisos.

En aquellos casos en los que el peso del macho sea excesivo y no se puede asegurar su calidad y la correcto recepción, se usan estanterías donde se colocan los machos. En algunos casos incluso se realiza el envió en estanterías especiales, en las cuales aparte de ir protegidos van colocados según unos patrones preparados ad hoc. En la propia espuma está dibujada y troquelada la figura de forma que así se favorece el orden y fácilmente se visualiza si faltase alguno.

Transporte Machos

El transporte de machos es también una parte vital de la logística de este consumible de la fundición. En el diseño de la ruta de recogida se valoran aspectos, que quizás puedan parecer intrascendentes, pero que realmente influyen en la calidad.

Es recomendable siempre evitar las zonas urbanas, ya que suele haber exceso de badenes y zonas adoquinadas que provocan saltos y zarandeos en la carga, que posteriormente suponen roturas y roces entre machos, haciéndolos inservibles. Es preferible asimismo usar autovías y autopistas que nos aseguran un asfalto firme y en correcto estado.

También es importante definir el trayecto del transportista, de forma que siempre sea el proveedor de machos el ultimo punto de recogida. De esa forma se evita el tránsito de los machos por zonas industriales, que a veces presentan caminos mal asfaltados o  saltos en el firme.

Almacenaje machos

Todo lo expuesto antes es, desde luego, extrapolable al almacenaje final de machos en las propias instalaciones. Evitando siempre que sea posible que el transporte de ellos entre almacenes sea lo menos brusco posible. El manejo de la fenwich o transpaleta se debe hacer con movimientos suaves y con delicadeza extrema. Para que así, todo el trabajo que se ha hecho en protegerlos, no quede trastocado por este ultimo paso. Se debe tratar que la zona de almacenaje esté lo más cerca de la zona de fundición donde se van a usar. Importante así mismo es, que dicha zona no este expuesta a humedades, ya que uno de los peores enemigos de los machos es la humedad, no nos olvidemos que están hechos de arena.

Nota final.

Si cuidamos estos tres aspectos al detalle, aseguraremos que la pieza fundida tenga la calidad y acabados deseados. Por lo que debemos incidir no solo en la fabricación de los machos sino también en su embalaje, transporte y almacenaje.

Marta Muñoz